Los beneficios del entrenamiento

Los beneficios del entrenamiento

Sabemos que entrenando tendremos buenos beneficios, sabemos lo de la endorfina que nuestro cerebro produce cuando hacemos deporte, ni mencionar de la epinefrina (adrenalina) que nos hace pensar que podemos luchar contra los gladiadores del Colosseum de Roma (aunque no es así).

El deporte es bueno siempre, pero tenemos que conocer nuestros límites, como dice nuestra entrenadora Carolina: “Cada uno a su ritmo”. Aparte de los beneficios bien conocidos de prácticar el deporte, me consta que ahora mi vida cambió. No es solamente porque me siento mejor día tras día, ahora hasta me alegro cuando me duelen los músculos sabiendo que mis músculos trabajaron.

Cuando subo las escaleras no creo que tendré un ataque al corazón después de subir sólo un piso. Ya no tengo la fuerza de un niño al cargar las compras, y puedo correr fuerte detrás de la micro hasta que se detiene, en este momento siento que podré ser una corredora en el Laberinto de Maze Runner (aunque tal vez es el efecto de la epinefrina con la endorfina).

El beneficio más grande es que agarras confianza en ti mismo y no te das por vencido tan fácil, antes de decir “no puedo“ intentas hasta que empiezas a ignorar cuando tu mente y cuerpo te dice que no podrás hacerlo. Así como una profesor me decía antes:

“No existe no lo sé sino no lo sé aún”, así podemos decir: No existe no puedo sino – no puedo aún.

Parece que el deporte me enseña sobre la perseverancia y a disciplina en la vida. Al principio debo decir que no me gustaba, las chicas que hacían conmigo el entrenamiento llevaban algún tiempo entrenando, ellas levantaban 10 kilos, yo sólo 5, ellas corrían dos veces más que yo y hacían la serie cinco minutos antes que yo. Pero aprendí a no comprarme con los demás, el reto es comparase consigo mismo.

En 360Sports me comparo cada día conmigo

La de ayer y me gusta ver que avancé, aunque un avance pequeño, sabemos que las cosas buenas vienen en porciones chicas. Aprendí a hacer caso a los entrenadores cuando dicen que “falta una más, ya que llegaste hasta aquí lo podrás hacer”.

Albert Einstein cuando recibió su Premio Nobel de Física en 1921 dijo:

Siento una enorme gratitud por todos los que me dijeron “no”. Gracias a ellos lo hice yo mismo.

Muchas veces somos nosotros mismos que decimos que no – siempre se puede un paso más a pesar de nosotros, así se vive el deporte en 360.