Los beneficios del entrenamiento

Los beneficios del entrenamiento

Sabemos que entrenando tendremos buenos beneficios, sabemos lo de la endorfina que nuestro cerebro produce cuando hacemos deporte, ni mencionar de la epinefrina (adrenalina) que nos hace pensar que podemos luchar contra los gladiadores del Colosseum de Roma (aunque no es así). El deporte es bueno siempre, pero tenemos que conocer nuestros límites, como dice nuestra entrenadora Carolina: “Cada uno a su ritmo”. Aparte de los beneficios bien conocidos de prácticar el deporte, me consta que ahora mi vida cambió. No es solamente porque me siento mejor día tras día, ahora hasta me alegro cuando me duelen los músculos sabiendo que mis músculos trabajaron. Cuando subo las escaleras no creo que tendré un ataque al corazón después de subir sólo un piso. Ya no tengo la fuerza de un niño al cargar las compras, y puedo correr fuerte detrás de la micro hasta que se detiene, en este momento siento que podré ser una corredora en el Laberinto de Maze Runner (aunque tal vez es el efecto de la epinefrina con la endorfina). El beneficio más grande es que agarras confianza en ti mismo y no te das por vencido tan fácil, antes de decir “no puedo“ intentas hasta que empiezas a ignorar cuando tu mente y cuerpo te dice que no podrás hacerlo. Así como una profesor me decía antes: “No existe no lo sé sino no lo sé aún”, así podemos decir: No existe no puedo sino – no puedo aún. Parece que el deporte me enseña sobre la perseverancia y a disciplina en la vida. Al principio debo decir que no me gustaba, las chicas que hacían conmigo...
¿Por qué seguir entrenando?

¿Por qué seguir entrenando?

Recuerdo como se siente cuando hacemos cardio – el corazón late acelerado, siento que caeré y despertaré en la sala de emergencia de algún hospital. Los ojos los siento como unas cebollas o como los glóbulos oculares de un zapo, creo que soy más “guapa” que nunca. Todo pasa en unos segundos, los entrenadores cuentan, entonces parece que el pulso cuenta con ellos, o baila siguiendo el ritmo de alguna canción. A esto le podemos agregar el dolor, y las suplicas que hago en mi mente “¡por favor di cambio!” El entrenamiento en #360Sports es un compromiso Tienes un encuentro tres veces , o cinco veces a la semana, tienes que ir preparado, con el equipo, las zapatillas, y la botella de agua, tienes que ser ordenado para llegar a tiempo a la clase, no comer mucho antes de la clase, preferible no comer nada una hora antes de la clase, todo esto, por ir a nuestro gimnasio. Puedes seguir o puedes no hacerlo, pero sabemos que ir al gym es un cambio en nuestra rutina, y tenemos que asumirlo, sobre todo cuando pasan los meses y estamos cada vez mejor. ¿Por qué seguir? Porque siempre hay un paso más que podemos hacer, una estocada más, una flexión más, correr unos metros más. Despacio, desaparece lo imposible del reto que nos da cada día de ejercicios, podemos verlo mientras terminamos una serie tras otra. Porque así como recuerdo que apenas puedo respirar durante los ejercicios, así recuerdo como me siento después, y siempre digo qué vale la pena. Las palabras que gritan los entrenadores: “¡Vamos que se puede, una más!”, aunque...
El deporte te enseña a ignorar el dolor

El deporte te enseña a ignorar el dolor

Llegué a 360Sports hace casi un año junto a mi esposo, y no creí que la tortura que pensaba en ese entonces que significa el deporte, pueda convertirse en algo que me enseña cosas de la vida. Nunca he practicado el deporte, lo más cercano eran las clases de deporte del liceo en Rumania, donde el profesor parecía un sargento del ejercito que tenía que castigar a los cadetes una o dos veces a la semana. El ejercicio era cero en mi vida y mi forma física pésima, la juventud no te hace inmune al dolor cuando vas al gimnasio. Recuerdo que me costaba tanto hacer cualquier cosa, parecía una bebé que no podía sostener ni la cabeza cuando era tiempo de hacer los abdominales, y cuando hacíamos pesas la entrenadora debía traerme el peso más liviano porque era como un cachorro a punto de desmoronarse a cada cinco minutos. ¿Qué me hizo continuar? Esos cinco segundos más donde siento que mi corazón parará y que no podré respirar más, justo esos cinco segundos la entrenadora habla y los endulza contándolos: 5, 4, 3, 2, 1, cambio! Y cambias el ejercicio, y sigo, seguimos así en la vida. He notado que al hacer deporte, duele, y duele mucho, pero también se que si no duele no funciona. La Caro (entrenadora de 360) nos pregunta muchas veces si duele la parte que trabajamos, y dice que si duele, significa que trabajan los músculos, así que el dolor es bueno. 360Sports es diferente porque desde el primer paso que das en este gimnasio, te reciben las sonrisas de los entrenadores, del dueño y de...

Facebook